QUIZ RAPTILIANO #36: LUIS BAUMANN

Quiz >  Cuestionario raptiliano para indagar en figuras de la cultura desde una óptica diferente.
Diez preguntas universales sobre el tiempo que habitamos + un puñado de interrogantes extras sobre su campo de acción.
Ilustraciones > Sebastián Sala

Luis Baumann es músico, productor y artista gráfico. Participa en la escena musical y gráfica de Buenos Aires desde el año 1997 integrando proyectos como Fusibles, Visión Interna, Miravientos, Alerces, Quemacoches, Millones de imágenes, entre otras.
En los fanzines Why, Is Not Easy y Dellamore hay huellas de la impronta de su trabajo gráfico al igual que en el arte de cientos de álbumes para ediciones locales y de sellos del exterior.

¿Cuál es tu humor por las mañanas?

¡Ja! por lo general malo por una hora, mas que malo siento que, aunque me levanto no despierto una hora y algo después, mientras mate o yuyos y ya está.

¿Cuál fue tu primer trabajo? ¿Aprendiste algo valioso?

Hice muchas “changas” desde chico, sobre todo para tener plata para ir a recis , comprar zines y discos, creo que la primera fue en un deposito donde bajaban cosas y armaban pallets, no se preguntaba lo que se manipulaba, se hacía fila en el barrio para entrar a trabajar en el día, así cada día, de boca en boca los vecinos avisaban a quien necesitara. Recuerdo un día una especie de encargado me preguntó si sabía contar, aparentemente fui el único en esa cuadrilla, y me pusieron a contar la cantidad de cajas que entraban en cada pallet… entendí que mucha gente no sabía leer ni escribir teniendo la edad de mis padres, yo estaba terminando la primaria empezando la secundaria.

¿Quién es tu héroe/heroína? ¿Por qué?

No tengo, no endioso a nadie, pero admiro a mucha gente, de la vida, del arte, del deporte, de la cultura, de la militancia, de mi familia… Toda persona tiene sus errores y aciertos, hay que saber que admirar y no hay una sola forma, cada persona construye su ideario.

¿Qué experiencia fue decisiva para que decidieras dedicarte a lo tuyo?

Hubo muchas, creo que el radiograbador de la familia siempre presente en todas las casas donde nos íbamos mudando hasta conseguir la propia, en algún lavadero o galpón, lleno de revistas y objetos, como una cueva siempre donde producir, yo grababa mucho de la radio y también de “aire” (cuando los radiograbadores traían micrófono incorporado), fue siempre importante compartir momentos con música en mi familia, sin importar las limitaciones. Había una criolla dando vueltas y siempre le metí mano, dibujaba tapas de cassettes antes de saber tocar, inventaba nombres de bandas y canciones en mi cabeza pegándole con dos pinceles a un sillón, creo que fue consecuencia de una educación de amor pese a los problemas sociales. Siento que desde siempre estuvo en mi todo esto a lo que me dedico y se que ganó contra todo, pero que en el entorno familiar hubo señales de buena onda, ni forzado ni reprimido, medio así como vivo hoy también. Mi viejo y vieja siempre se juntaron con familiares y amistades en torno a la música. Recuerdo antes de todo esto que cuento, un recital en una terraza y quedarme fascinado con la batería mas que nada, y charlando con mi viejo me contó que fue un casamiento cuando era muy chico, le sorprendía que tenga recuerdos de eso… hay muchas mas de ahí en más , es un misterio saber cual fue la decisiva.

¿En alguna ocasión te sentiste abrumadx por las redes sociales? ¿Por qué?

Sinceramente si, sentí que fue parte de un control social y manipulación tremenda, hasta hoy mismo, por eso me fui de algunas redes pero mantengo otras, siempre en perfiles de trabajo y arte, igualmente siempre me escuchan renegar de ellas. Hoy las tomo como herramientas delicadas que hay que usar responsablemente, pero en una época me hicieron medio mal.

¿Qué tipo de placer culposo disfrutás a escondidas?

Ninguno, la culpa es algo muy cristiano, disfrutar es no sentir culpa mientras no hagas daño, trato de no hacer daño al prójimo, cosa muy cristiana también… entiendo la pregunta igual. Tengo placeres mas ocultos o diferentes a lo que pueda imaginar la gente que me ve de afuera, y son muchos y no son tan a escondidas: La fotografía, viajar a pueblos, ver videos de viajes o grabarlos, diseño camisetas de futbol y me encantaría trabajar de eso, el futbol del 2007 para atrás (salvo el ascenso del cual sigo enganchado) me encanta, y todo lo relacionado a él, inclusive jugarlo físico o en PES (ahora ya no tanto, la onda era tomando mate y charlando con mi hermano mientras intercalábamos videos de viajes jaja) La historia y etimología de palabras, la política y todo tipo de historias curiosas, también.

¿Cuán importante es el ocio en tu vida cotidiana? ¿Es imprescindible?

Sí, claro es importante. Creo que en toda profesión y en la vida tiene que haber ocio, inclusive como método creativo, yo siento que en mi ocio hay productividad y sigo creando, quien viaje con migo sabe que hasta durmiendo se me ocurren cosas, jaja.

¿Cuál es tu límite con el consumo irónico?

Uso la ironía en un entorno muy íntimo y de confianza, tanto de emisor como receptor, me divierte pero siempre sabiendo ubicarla en contexto y no caer en ambigüedades… en el humor me parece productivo.

¿En algún momento sentiste paranoia sobre los algoritmos?

Paranoia no, pero luego de estar medio abrumado por las redes y ver efectos negativos sobre los movimientos culturales y sus participantes, me puse a estudiar y experimentar algunas cosas, llevando a la práctica ejercicios. Observando descubrí, sin saber e intuitivamente, lo que años después oí llamar “algoritmos” … y bueno, hoy se le busca la vuelta para ofrecer dentro de tanto digital algo “orgánico”.

¿A quién le dejarías tu biblioteca y colección de fanzines cuando mueras?

Trataría de no tener nada, hacer circular en vida las obras y que nunca se acumulen, que alimenten de vida e inspiración en movimiento, siempre estoy regalando o dejando en lugares que siento que pueden servir, ya tengo pocos realmente, me inspiran a mi por ahora, zines y libros, pero trato de hacerlos fluir .

Para la mayoría de los artistas, la voz propia va precedida primero de una fase de aprendizaje y, a menudo, de emular a otros. ¿Cómo fue esto para vos? ¿Cómo describirías tu propio desarrollo como artista y la transición hacia tu propia voz?

Yo solamente de muy chico intenté copiar estructuras de canciones de que me gustaban, más en lo musical, pero me parecían horribles los resultados, y queriendo hacer otra cosa de pronto salió lo que quería hacer sin copiar, ahí entendí que no había que copiar (mas allá de tomar prestado jaja, o influenciarse), pero con la voz me llevó más tiempo encontrar estar conforme y nunca tuve un parametro, buscaba que sonara bien y que tenga personalidad, y así todo sigo trabajando día a día. Creo que salir a tocar mucho, defender el escenario y las canciones, la experiencia total de vida, de recorrer, los viajes y las experiencias propias y ajenas, aprender y expandirse, todo eso y más, termina formando la voz. No soy buen cantante pero trabajo mucho en mejorar todo el tiempo, y le agrego todo el equipaje acumulado de todo mi recorrido.

Las colaboraciones son una constante en tu camino ¿Qué papel juegan en tu enfoque creativo? ¿Las colaboraciones te ayudaron a encontrar otras perspectivas?

Sí, totalmente, es una forma de expandirse y nutrirse, mixturar los alrededores de cada parte, difundir colectivamente, abrir circuitos. Personalmente, también es un ejercicio importante para enriquecer la forma de composición, en lo artístico y en la vida, que para mi van de la mano.

El arte puede ser un propósito en sí mismo, pero también puede influir directamente en nuestra vida cotidiana, asumir un papel social y político y generar un mayor compromiso. ¿En lo personal tuviste alguna influencia así?

Si totalmente, mi vida es esto que hago, y parte de mi vida es tener compromiso social y humano, individual y colectivo, ser consecuente con lo que pensamos, en cada detalle del accionar artístico. No pude adentrarme tanto como me hubiera gustado en militancias, pero admiro a quienes sí, es muy digno, por eso promuevo desde mi humilde oficio el ejercicio de la memoria todo el tiempo, hacia quienes aportaron sus luchas por mejorar el mundo y quienes lo hacen en presente.
Todas esas luchas y aportes me influencian.

¿Cómo transitaste el periodo de cuarentena con la ausencia de música en vivo y distancia con el público? ¿Se puede reemplazar la experiencia o sigue siendo vital el contacto y el disfrute junto a la gente?

Lo transité como la mayoría del movimiento independiente y hasta un poco en peores condiciones, pero no me quejo, tengo familia y amistades de oro, apenas pude recomponer activé lo mas que pude con la gente hermana y explotando lo que mejor se hacer, creando, compartiendo y sincronizando virtualmente de manera colectiva, algunas cosas fueron como mensajes en botellas al mar, pero siempre tienen sus pequeños triunfos.
No hay manera de reemplazar el contacto físico – energético, juntarse, viajar, compartir, hacer arte sin todo eso no tiene sentido para mí, lo virtual puede ser un aporte, puede servir mientras se solucionan las cosas, pero jamás reemplazar.

¿Cómo te llevás con tu huella digital y tus primeros trabajos? ¿Te ponés detallista y crítico con ese pasado o sos más relajado?

Ahora me llevo muy bien, obviamente en algunas cosas me pongo detallista, pero en las más viejas entiendo el contexto, cuando fueron creadas no pensaba en un disco, grababa para registrar, expresar, sin nada, a veces un grabador de periodista tipo Walkman o radiograbadores muy truchos. Cuando fue tomando forma de hacer demos o grupos de canciones tipo cassettes/discos (tengo muy confuso cuando lo empecé a percibir), ya empecé a ser mas detallista y siempre pensé que sonaba mal y quería sonar mejor, pero a su vez escuchaba cosas muy reconocidas en el mundo que llamaban Lo-Fi y ahí me animé a seguir ese camino con menos vergüenza, hasta perderla del todo.
Quizás soy muy detallista con los trabajos no tan lejanos, pero lo uso para mejorar el presente.

 

Si te gusta lo que hacemos RE da invitarnos un cafecito para poder seguir produciendo

comentarios