Quiz Raptiliano #11: Laura Remis

Quiz >  Cuestionario raptiliano para indagar en figuras de la cultura desde una óptica diferente.
Diez preguntas universales sobre el tiempo que habitamos + un puñado de interrogantes extras sobre su campo de acción.
Ilustraciones > Sebastián Sala

Victoria Lucero A.K.A. Laura Remis es  profesora en Letras, editora y música.
Además lleva adelante La Ciudad de Las Mujeres, proyecto editorial dedicado en divulgar autoras mujeres. El proyecto facilitó la creación de una plataforma donde reunir diferentes autoras locales y difundirlas. En el espacio de la editorial han funcionado talleres de crónica, encuadernación y clínica de obra, ferias de editoriales, lecturas de poesías, entre otras actividades literarias.


01 – ¿Cuál es tu humor por las mañanas?

Jajaja, malísimo, no siempre es tan malo pero es importante para mí no pasar directamente del sueño a la actividad. Esa lentitud de adaptación es sumamente necesaria. 

02 – ¿Quién es tu héroe /heroína? ¿Por qué? 

Sor Juana, por inteligente. Si hubiera existido el feminismo en esa época, sin dudas ella hubiera sido considerada una de las primeras. Siempre me gustaron las personas que luchan por llevar su deseo o pasión adelante, en su caso era el conocimiento, obvio que en el siglo XVII y con la Inquisición era imposible para una mujer aspirar a eso.
Kathleen Hanna, se dio cuenta que leyendo a los gritos nadie la iba a escuchar y se armó una banda punk en la que hablaba de todo tipo de abusos y cuestiones que se padecían en el ambiente punk y nadie se animaba a decir, llamaba a las pibas a que ocupen el espacio de adelante del escenario, empezó a cambiar las cosas de una forma directa y radical. Hay una anécdota muy buena en Argentina cuando tocaron con Nirvana y el público (machirulo) la abucheaba y en revancha después Nirvana amagó todo el reci y no tocó “Smell like a teen spirit”.

03 – ¿Cuál fue tu primer trabajo? ¿Aprendiste algo valioso? 

El primer trabajo fue repartiendo tarjetas con mi hermana para  un lugar que ahora no sé cómo se llama y queda en frente del parque España. Íbamos a restaurantes y bares, aprendí muchísimo, obvio, para empezar entendí la relación de hacer algo que no te guste por algo que necesitás. Aunque nuestro jefe era piola y amigo de la familia, en su momento no me gustaba hacerlo. Me daba vergüenza. Recuerdo que entramos a un restaurant chino y mientras interrumpimos una comida, un chino escupió un pedazo de pollo en su plato. Me sentía rara haciendo eso y muchos otros trabajos hasta que empecé con la autogestión.

04 – ¿Qué te preocupa acerca del futuro inmediato? 

El planeta, o el ser humano más que el planeta, hace poco salí a dar una vuelta en bici, pasé por el río y estaba lleno de humo, es difícil estar al margen de este sistema en el que vivimos y creo que todo tiene que cambiar de raíz, que ya lo que conocíamos no da para más. Y en esta misma sintonía está la violencia hacia las mujeres, lesbianas, travestis y trans. El patriarcado es una auténtica pandemia y mucho peor que la que estamos reconociendo como la del covid. 

05 – ¿En alguna ocasión te sentiste abrumadx por las redes sociales? ¿Por qué? 

En alguna que otra ocasión sí. Hay mucha gente que usa las redes como medio de desahogo de conflictos personales y la verdad que no es muy piola esa violencia pasivo-agresiva, en vez de decirte algo en la cara te lo dicen por ese medio. Me molesta en general esta forma de accionar porque la considero muy individualista, onda me molesta algo de vos (que casi siempre tiene que ver con expectativas que ponen en una) y te lo digo así por acá para sentirme mejor, en un instante, algo que cuesta muy poco como tipear una pantalla puede arruinar años de laburo. Casi nunca o nunca entro en esos debates y malos entendidos porque me da alta paja. Obvio que nadie tiene tanto poder como para destruirte, pero es lo malo de las redes, pienso, que la otrx persona sienta que tenga esa capacidad de hacer daño sin importar qué hay detrás. Con esto no me refiero a mis redes personales sino sobre todo las que tienen que ver con el laburo y me preocupa porque es lo que me sostiene y está hecho muy a pulmón y sin ninguna ayuda de ningún tipo como para andar diciendo lo primero que se te cruza o así sea que lo hayas pensado profundamente, no soy un ser inaccesible y creo que todo se puede charlar personalmente.

06 – ¿Qué tipo de placer culposo disfrutás a escondidas? 

Escrolear.

07 – ¿Cuán importante es el ocio en tu vida cotidiana? ¿Es imprescindible? 

No mucho, la verdad. Supongo que sí, que es imprescindible, pero no me gusta el concepto de no hacer nada productivo. Sé que suena raro pero es más fácil para mí relajarme si estoy haciendo algo, lo que sea. Cuando no trabajo estoy pensando en trabajar en otras cosas, (qué dice, señora!) Perdón, debo ser medio infumable en ese aspecto. 

08 – ¿En algún momento sentiste paranoia sobre los algoritmos? 

Jajajaj, siiii. Una vez estaba en lo de un amigo hablando de Rosario Bléfari y automáticamente me apareció una publicación suya, ahre. Pero fue la única vez que le presté atención. La verdad que igual no entiendo para qué mierda sirve y no creo que me perjudique más que el humo que viene de las islas.

09 – ¿Qué experiencia fue decisiva para que decidieras armar La Ciudad de las mujeres?

Haber estudiado letras en la facultad. Siempre me sonó raro el hecho de que los programas estén llenos de autores y que las autoras estén tan relegadas al campo de la crítica. Después en la F.L.I.A. (Feria del libro independiente y autogestiva) aprendí a hacer libros artesanales, trabajé un tiempo en otra editorial y cuando me recibí tenía que ponerme a laburar de algo y como sabía hacer esto le encontré la vuelta. Soy muy mala con el tema de la burocracia y todo lo que requiere hacer carrera como Profesor de Letras es muy agobiante para mí, llenar formularios, juntar papelitos, hacer cursos aburridos para escalafonar, etc.
Trabajé un tiempo en una escuela católica en la que rezaban al entrar, yo llegaba tarde a propósito y luego me llamaron la atención. Realmente es difícil conseguir trabajo para mí en las escuelas, aunque he trabajado en la Gurruchaga, en el Normal 2 y en varias más, siempre como reemplazante, obtener un cargo o titularizar es algo en lo que se te puede ir la vida y no quisiera eso.

10- El catálogo de La Ciudad de las mujeres se compone de una diversidad de títulos que abarcan poesía, ficción, ensayo, filosofía y la lista sigue. ¿Cómo fuiste conformado el catálogo? ¿Cuál es el concepto para ir agregando nuevos libros?

Ya venía haciendo mi propia búsqueda de autoras a la que le fui agregando títulos que me pedían las clientas, lectoras, etc. Luego me propuse como objetivo descubrir cada vez más autoras, lo loco es que el proyecto era feminista en sí pero no en el sentido de la militancia en la que se convirtió ahora. Primero publicábamos novelas y poesía porque me interesaba rescatar la figura de la mujer artista y no tanto la crítica literaria como odiaba en la facultad, pero heme aquí, difundiendo cada día más ensayos.
Un día en una feria autogestiva organizada por los trabajadores del MTA, allá por el 2016, una clienta me dijo que estaba leyendo Teoría King Kong (Virginie Despentes) y que estaba bueno. Lo leí y me impactó mucho, luego mi deformación profesional hizo que vaya a investigar muchas autoras que ella nombraba en su libro o que tuviesen que ver con ese tipo de teorías en primera persona. Encontré a (Paul B) Preciado y luego un profesor de la facu especializado en género me fue tirando otras datas, Teoría literaria feminista de Moril Toi, Devenir perra de Itziar Ziga, etc. Y así fui desarrollando la cuestión relativa al género o al ensayo feminista, después fue el Encuentro Nacional de Mujeres en Rosario (2016) y por primera vez puse mis libros en la plaza, con bastante timidez porque no quería “laburar”, quería participar del Encuentro como espectadora. La reacción de lxs pibxs al ver mis libros fue tan positiva y me elogiaron tanto el proyecto que me dí cuenta que siempre tenía que estar en eventos feministas y que mi labor era más fundamental que mi presencia en sí como persona. Así que no falté más ni a una marcha, ni a un Encuentro, viajé a Chaco, a Trelew y la Plata, también a CABA al Congreso cuando fue lo de la ley del aborto, con lluvia, con frío, muchas veces en ambientes muy adversos, pero siempre con la satisfacción de estar presentes.

11- A propósito del catálogo de la editorial, ¿cómo manejan las ediciones de lxs escritorxs locales? ¿Qué te impulsa a publicar a cadx autorx?

Lo de lxs escritorxs locales siempre se da que aparecen de alguna forma, por alguna afinidad, política o estética. La idea desde un principio era difundir autoras locales y lo que me impulsa es siempre el deseo de decir algo y de amplificar voces de otras autoras. Siento que la mayor parte de las que han pasado por aquí tenían un vínculo muy fuerte entre lo que escribían y alguna especie de militancia, en tanto poetas, ganas de decir algo a lxs demás. Me interesa ser ese canal entre esa voz y el público en general, ser la mano que lleva al papel aquella idea escrita en un cuaderno o celular. Por otro lado, he organizado muchos eventos, más de 25 ferias con lecturas de poesía y músicxs invitadxs, bailarines, cineastas, actrices, de todo, y aprendí mucho también con compañerxs de la escuela de Letras a militar y generar ámbitos en los cuales se den lecturas de poesía o producciones de cualquier tipo. Siempre funciono mejor en lo que es colectivo que en lo individual así que intento generar todo lo que puedo en ese sentido con todo tipo de gente, aprendiendo de cada experiencia, la verdad es que cuesta mucho pero vale la pena.

12 – Algún tiempo atrás, en el debut de Densha Gogó, se dio un cruce de disciplinas artísticas: música y danza se potenciaron en algo que fue más cercano a una performance que un mero recital. El proyecto supo combinar algunas virtudes: espontaneidad, poesía, música pop y experimental, humor.  ¿De qué forma lograron esa química artística que mezcla danza-música-poesía-performance? 

Podría decirse que nos llevó mucho tiempo y trabajo, no siempre con buenos resultados, mucha prueba y error. Yo me hago cargo del delirio de querer mezclar todo lo que de alguna forma soy, estudié muchos años teatro, danza y poesía, no solamente me dedico a la música y ahí tengo que reconocer el talento de Dieguito (Picech) para producir algo que engloba de alguna forma todo esto.
Para ser anecdótica se me viene a la mente también nuestros comienzos con Las chicatas, una banda que teníamos con Dalia Desamor y Sofía Amigo, en la que Diego era invitado y siempre disfrutábamos mucho. No sé cómo definir ese proyecto y creo que se acercó mucho más a lo teatral por ese entonces, no sabíamos mucho de tener una banda con las pibas y lo tomábamos como diversión, ahí Dieguito era invitado y hacía magia con lo que se le ocurría dependiendo del formato, desde tocar el banjo hasta la mandolina, pasando por el bajo y también por la bata.
Ya él viene experimentando por su lado con músicos no tradicionales por decirlo de alguna forma y por otro lado viene haciendo un camino muy interesante desde Patulek records produciendo a bandas como Lalalas y Pretinho gol entre otras. Y se dio de alguna manera desde el año 2015 en el que tenía un soundcloud con temas que grababa como invitada, hasta nuestro cuarto disco que está a punto de ver la luz. Ya ha pasado mucha agua bajo el puente y ha sido un vínculo muy productivo, los dos nos vimos crecer en nuestras experimentaciones. Nos conocemos hace casi quince años pero trabajamos hace cinco y no es lo mismo ser amigues que tener un proyecto, vamos encontrando el equilibrio en la medida en que podemos porque tenemos miradas muy diversas sobre las mismas cosas a veces. Pero está buenísimo lo creativo, lo que se logra generar sin pensar mucho y dejándonos llevar por la música y la forma de vivirla más que de hacerla. 

13- ¿Cómo es la nueva etapa que arranca a partir de la nueva formación?  ¿Cómo se fue armando la nueva formación?

La idea con Densha siempre fue grabar o desde un principio se dio ese formato de laburo más de estudio. Tenemos mucha afinidad con los temas nuevos, no importa cuándo leas esto. Y se nos fue dando la facilidad después de algunos años de laburar juntxs, de entender el rol que ocupaba cada unx, lo técnico musical, las letras y melodías de voces, cada uno con su especialidad y respetando lo que consideramos que le otrx maneja mejor.
El caso es que, por esa cuestión de estudio y grabar temas con muchos instrumentos (sintes, máquinas de ritmo, bajo, guitarra, bata, saxo, trompeta, etc.) se hizo siempre difícil llevarlo al vivo. Después hablé con Diego sobre armarme una banda y me dijo que lo haga. Un día en un festival de Núcleo -creo- me encontré a Paquez después de tocar con Rosedal y me preguntó qué onda Densha y se me iluminó algo, le dije: -Por qué no venís a tocar vos? Me cuesta mucho armar una banda. Y me respondió: -obvio, (i’m in) contá conmigo. Después también había hablado con Kimi (Neptune) de los Daddy rocks, con la que trabajamos ya en otros ámbitos, le dije a Carla de Perro Fantasma y a Gabi, que también está comenzando otros proyectos, Los tristes, Conejo polar, y empezamos a ensayar. Teníamos fecha en el Club 1518 pero parece que el universo tenía otros planes, habrá que esperar.

14 – Tanto la editorial como la banda tienen una declarada actitud, aproximación y filosofía Do It Yourself y mucho punk. ¿Cuál es la experiencia detrás de semejante trabajo autogestivo? ¿Se puede mantener ese fuego independiente a través de los años? 

Lo que me pasó de adolescente es que siempre tuve amigues artistas y que hacían cosas y a la vez siempre sentí que había cosas que debía desarrollar por mi cuenta. No me gusta quejarme de que no suceden las cosas que me gusta que sucedan, entonces las hago. La cultura del punk y la autogestión es casi mi primera experiencia de vida, a los 13 años fui a ver a la Polla records a Buenos Aires y a los 15 a los Ramones. Y más o menos con la misma gente venimos caminando juntxs desde entonces, pasamos por la biblioteca Ghiraldo, Planeta X, ferias autogestivas, galpón okupa, etc. Después en España y Francia también hice todo tipo de movidas para subsistir, teatro independiente, y trueque de laburo de pegar carteles por seminarios de clases de guión de cine.
Por último, desde que volví de Europa me recibí de Profe en Letras y me dediqué a hacer libros y desarrollar este proyecto que nació feminista y autogestivo y se desarrolló con la experiencia de laburo y militancia con las pibas.
La mayoría de las cosas que hago tienen ese espíritu porque no conozco otro y no sé si me gustaría trabajar para alguien o adaptarme a una forma más capitalista de hacer las cosas, nunca se sabe, por ahora estoy bien así y me siento cómoda, no me siento cómoda en los lugares donde quieren que me sienta cómoda, necesito hacer lo que deseo y casi siempre eso responde al do it yourself, porque nadie va a hacer las cosas por vos mejor que vos. Mi espíritu es muy autónomo y a la vez me gusta impulsar la autonomía de lxs demás, si algún día no soy así supongo que se habrá apagado el fuego, no lo puedo saber. Lo que es seguro es que no tengo mucha paciencia para no hacer las cosas de un modo punk, prefiero hacer lo que tengo en mente a estar años pensando en cómo sería. Lo mejor que puedo sacar de mí siempre es lo espontáneo, soy cero perfeccionista y valoro mucho la gente que tiene ganas de hacer algo, sea como sea. Y también valoro a quienes hacen las cosas de otro modo, la gente que te puede contagiar su entusiasmo y llevarte a invertir más tiempo del que te gustaría en función de mejores resultados, esto aplica a lo creativo en general. No me gusta el conflicto, me gusta hacer.

 

comentarios