LA SENDA DEL DRAGÓN

En los últimos años Sebastián De Caro visita Rosario con una regularidad saludable. Su llegada a la ciudad se debe a películas, propuestas teatrales, historietas y al resto de los componentes que definen su galaxia. La primera incursión de este 2017 recién descorchado se debe a la propuesta de “Hijos del Dragón” dentro del marco Un Verano Fresquito que el Teatro Municipal La Comedia presenta durante todo febrero. La obra protagonizada por De Caro y su compañero -de aventuras, secundario, y socios de productora- Diego Chak Fernandez, es la oportunidad para zambullirse en una charla que cubre la intensa actividad del hombre nacido en San Telmo.
Un rato después del mediodía la dupla llega a La Comedia buscando refugio de la temperatura veraniega que en pleno microcentro parece intensificarse. De Caro y Fernandez vinieron con anticipación a la ciudad para emprender las debidas tareas de prensa para agitar el ciclo que cada viernes los espera en la esquina de Mitre y Ricardone. Ahora el teatro los espero con la tranquilidad de penumbras típica de una sala a puertas cerradas. La prole del Dragón no llega en soledad puesto que los acompaña un reconocido editor de historietas. De Caro, luciendo una remera de Ant-Man y con sus tatuajes de Battle Cat y la Batgirl de Bruce Timm, se predispone a charlar sentado en las butacas de la tradicional sala rosarina. Lo hace de manera relajada, es verborrágico, certero y atento; elabora sus respuestas con ganas y se atreve a ir siempre un poco más allá de una respuesta sencilla.

POP

“Este espectáculo es una versión actualizada de lo que veníamos haciendo en Chack The Showcuenta el actor sobre la propuesta que llevan adelante junto a Chak. “Es un espectáculo que se va haciendo permanentemente, de hecho, lo que yo digo no está escrito en ningún lugar. Lo de Diego por ahí sí porque es más riguroso, es un tipo de stand up más tradicional  pero en mi caso no nunca lo escribí. Yo no tengo esos momentos de “OK, voy a repasar el texto” porque no hay nada escrito, tengo que ponerme a recordar qué dije alguna vez. Te cuento una particularidad: tuvimos que registrar el espectáculo en Argentores y lo que hicimos fue grabar una vez, desgrabar eso pasó a ser el guión. Pero esa fue una de las tantas funciones y siempre hay variantes. Entonces la verdad que es un show que está en constante movimiento”, agrega entusiasmado. La propuesta de Chak y De Caro desarrolló con el tiempo una dinámica orgánica que muta constantemente puesto que generan un feedback inmediato con el público más allá de las rutinas que los comediantes preparen para cada tramo. “Sí, eso orgánico que apuntás es un poco la ilusión que nos gusta generar” comenta el hombre de la remera de Scott Lang, especificando que “Como ejemplo siempre decimos que con un mago es una convención decir que es magia lo que está haciendo, acá la convención es que lo estamos diciendo por primera vez, y en mi caso, no es que es por primera vez primera vez pero sí tiene muchos aditamentos de improvisación”.

Minutos antes del horario estipulado para que comience el show, un presentador toma el micrófono sobre el escenario y propone a los presentes que hagan sus preguntas o evacuen sus inquietudes en la flamante cuenta de twitter que tiene la obra y será estrenada esa misma noche. “Pueden twittear sus preguntas sobre calzoncillos, romances, averiguar qué pasó en tal número de Batman” comenta el presentador antes de despedirse amablemente.  Mientras las luces de la sala van dejando a solas al público con el escenario, una proyección anuncia el clásico CinemaScope e inmediatamente atruena la música de Basil Poledouris como épica introducción para la noche. El score de Conan, El Bárbaro, viste maravillosamente a La Comedia mientras que sobre un fondo llamas una introducción vocal asiática da paso a los títulos. Desde ahí Diego Chak -con remera de Deadpool- toma el control de la noche para luego cederle el comando a De Caro. Durante 90 minutos, se da un ida y vuelta que tiene basamento en la complicidad de referencias, losereadas varias e inadecuaciones sociales. En ambos tramos del espectáculo así como también el cierre final, con ambos protagonistas interactuando ante la muralla de tweets con dudas del público presente las devoluciones y salidas irradian referencias de la cultura pop.
Es en ese marco trazado con años y años de asimilar con disfrute pura información vía música, fútbol, viñetas, papel, proyectores y tubos de rayos catódicos durante la década del 80 y el 90, en el cual Sebastián De Caro fue transformándose en un referente. Un universo expandido del cual De Caro es un representante natural en el candelero masivo. Su trabajo en radio y televisión lo han convertido en el principal referente de la cultura pop de los últimos diez años. Un tipo con la habilidad de hacerle llegar las infinitas ramificaciones del geekism a las audiencias masivas mientras sigue nutriéndose de aquello que acaba de ser editado, publicado, filmado y estrenado. Para mí siempre fueron extensiones, divulgar, o simplemente ser uno, nunca fue un plan” explica De Caro sobre su rol de divulgador e inmediatamente viaja años atrás “Me acuerdo cuando entré a Metro en el año  2002 yo tenía una sección que se llamaba El Freakometro, por entonces la palabra freak era muy despectiva, y me decían “freak, freak” todo el tiempo. Cuando yo decía “Batman” me decían “Pará de frikear” y ahí arrancó lo del Freakometro. En ese momento no existía Big Bang Theory, era como una novedad, estamos hablando de los albores de los foros, principios de los 2000, hoy uno ya puede establecer que a finales de los 90 empieza la movida fuerte de internet. Me parece que hubo algo ahí que se gestó de manera totalmente poco intencional”.

– Vos siempre tuviste claro que podías estar en un lugar de masividad y al mismo tiempo mantenerte empapado en lo nuevo. Nunca quisiste quedarte en el getto de entendidos.

Getto o no getto, mainstream o no, eso me ha valido dolores de cabeza con gente hardcore fan que dice “¿Este pelotudo quién se cree que es?”. Son pocos los que vienen y dicen “Che, qué bueno que divulgas”. Generalmente se genera más resentimiento y resquemor en lo que sería el corazón central de, no sé,  los dueños de Crisis en Tierras Infinitas que una cosa de simpatía. Me ha generado varios dolores de cabeza entonces yo trato de correrme de ese lugar porque tampoco me interesa una especie de rótulo en relación a eso. A mi me gusta lo que me gusta y también me gusta Jaime Roos. Generalmente se genera un malentendido entre lo que el medio, ponele, te encasilla o representa, “en Star Wars hay que llamar a la De Caro para que opine un rato” y yo la verdad que puedo opinar como cualquiera, ese vínculo que sí se genera desde la convocatoria del medio genera mayor quilombo e insultos en las redes que un “Qué copado, gracias por contarle a la gente quién es Neal Adams”.

– El fan hardcore siempre piensa que los demás no van a saber apreciarlo tanto entonces mejor que se quede acá conmigo.

Así como me molesta mucho que se frivolicen las cosas que amamos también me parece injusto o limitante que no tratemos de compartir lo que amamos. No me gusta para nada cuando se convierte en una especie de moda o pelotudez porque tengo devoción por algunas cosas pero a sí mismo me encanta, en la medida de lo posible, transmitirlo. No de un modo forzado,  es lo que consumo, es lo que hago.

¿Qué postura tomás ante esa frivolización llegado el momento de gestar un libro, un guión, una obra?  Tal vez uno busca alejarse de esos códigos y guiños de una cultura que le es natural pero que al mismo tiempo está manoseada. ¿Hay alguna especie de reacción ante eso cuando desarrollás un proyecto?

Seguro que sí. Seguro que a mi me rompe mucho los huevos ver convertido en moda algo que para mi es muy querido y valioso. Las modas tienden a depurar. Viene un gil se pone la remera de flash tira carita y dice “Estamos acá con todos los frikis” y la verdad que me parece detestable. Ustedes lo saben bien acá en Rosario con Crack Bang Boom, hay artistas y propuestas increíbles, hay gente muy seria y lejos está eso de un festival de pelotudeces pero bueno, es el doble juego, la verdad es que si ese es el juego, yo me alejo muchísimo de esa propuesta. Tratamos de hacer los podcast entrevistando (Eduardo) Risso, a (Horacio) Altuna, a Brontis Jodorowsky, a Viggo Mortensen, a (Santiago) Segura, notas en las que ellos se puedan expresar. Santiago Segura hablando de Gil Kane, de los artistas que colecciona y de como junto a (Guillermo) Del Toro van comprando originales. Buscamos que sea algo que aporte realmente, no que sea un “Haceme algo de Torrente”, unas pajillas y otras pelotudeces. Es lo que uno intenta porque es lo que a mi me gustaría escuchar. No es que lo hago para que digan “Ay, qué capo que es”. Es lo que a mi me gusta cuando lo hace otro, entonces, en ese sentido,  imito lo que hace otro.

CINEMATECA

Mientras las sacudidas de Nafta Super (2016) todavía suman seguidores De Caro prefiere dejar de lado la televisión para concentrar la mayor parte de sus fuerzas en la dirección de cine. “20.000 Besos” de 2013, su último largometraje como director, cosechó críticas positivas como también obtuvo el visto del público que acompañó en las salas y luego siguió expandiendo  su preferencia por la película agitando el inmortal boca a boca, lo que hizo que las desventuras de Juan y Goldstein con sus precariedades afectivas sigan ampliando su público. En 2017 su ópera prima, Rockabilly, está alcanzando sus dulces dieciséis. ¿Cómo se lleva el experimentado y curtido De Caro del presente con aquel joven que se lanzó a realizar una película con un derroche de ganas, un presupuesto de 4.000 dólares, una video cámara comprada en una cadena de electrodomésticos y muchos amigos talentosos?Excelente” responde De Caro y rápidamente se extiende: Tanto Rockabilly como Vacaciones en la tierra (2001), son dos películas a las que yo no le aconsejaría a nadie pagar una entrada por eso las subí a Youtube yo mismo para que se vean, para que ojalá genere un sentimiento. Es lo mismo por lo que a veces subo los pocos kilómetros que corro, para que digan “Si este pelotudo puede correr, puede correr cualquiera”. En ese sentido Rockabilly y Vacaciones están ahí para que uno que diga “Ahh, en esto del cine hay que hacer primero”. Hay que desacralizar una especie de cosa como si uno hubiera nacido aprendiendo”. También soy bastante molesto cuando alguien pretende una especie de cosa perfecta, prístina y sin errores. Creo que todo, todo, lo que fui haciendo tiene un montón errores y algunas virtudes. A esto no lo digo de falsa humildad me parece que generalmente se aprende con el error, uno va mejorando, pero no mostrar ese proceso y pretender una cosa de “No, mirá, así era acá porque tal y tal”, eso sería un peso que no podría tolerar, porque suponete que soy tan bueno mintiendo que logro esa mentira, ¿sabés lo que es cargar con esa mentira de que no me pueda equivocar acá un viernes en el teatro? ¿Que no me pueda reír al decir que choto ésto que hice? ¿Que no me pueda reír de algunos trabajos que hice? Eso sería insoportable para mi, te lo juro por dios. Es necesaria esa humanización. También humanizarse es contestarle puteando a alguien en redes sociales. Tengo una anécdota sobre eso: Bloquee a un tipo en Instagram porque me insultó. Luego me lo encontré en un shopping y entonces viene el tipo con un amigo y me dice “Me bloqueaste”, le digo  “¿Ah, sí?¿Y por qué te bloqueé?, “Porque te puteé”. Entonces le digo “¿Vos qué harías? Te voy a dar dos opciones, vos elegís. O yo soy más que vos, entonces no te bloqueo porque yo soy un famoso preparado para la gloria y vos sos un insecto normal y yo no bloqueo gente porque nací para verte desde arriba. O yo soy como vos y hago lo mismo que harías vos, si me puteas te mando a la concha de tu madre. Elegí quién querés que sea”. El tipo me dio la mano y se fue. Él la entendió, por lo menos. Digo, son esas las opciones. ¿La gente que cree que uno nace con un sello de “A mí no me rompe los huevos que me señalen en la calle ni me que jodan”? Entonces, es como todo, man, y cuando hacés a veces genera más resistencia que cuando digo -poniendo voz grave de locutor langa- “Hola, qué tal, cómo estás?” Como si te saludara desde un lugar diferente. Entonces esa humanización la hago por salud mental no para que digan “Qué bueno”. Es la única manera con la que yo podría lidiar con esto, la que yo puedo, yo no me puedo convertir en el monstruo al que la tele a veces invita a que te conviertas. Eso no me salió de chiquito.Mis amigos son mis amigos y no gente que trabaja en la tele. Voy con ellos, morfo tranquilo.

Estás hablando de humanizarse, de empatizar, y a propósito de eso, a través de los años con tu trabajo, tanto en el cine, como teatro o libros, construiste personajes masculinos distintos. Una sensibilidad masculina diferente bien alejada del macho alfa y el galán ganador. Son construcciones contrastantes con la historia de los personajes masculinos de nuestro cine y televisión y hoy de alguna manera convergen en una escenario real donde las mujeres están siendo protagonistas.

Sí, es un hombre más real para unas mujeres que están reclamando por un lugar más lógico. Se pueden juntar. Mañana haciendo chistes o en 20.000 Besos o en algún libro que salga te doy lo mejor que yo tengo, que no quiere decir que te baste ni que te parezca fantástico, ahora, mi compromiso hipocrático, para llevarlo a otro terreno, es “Man, ésto es lo mejor que tengo. Si te es poco y te es choto, te juro que no me guardé nada”. Es la visión que a mi me sirve procesar del mundo; esos tipos son los tipos que a mi se me ocurre interesante que les pase algo, esas heroínas son las que me parece interesante de que les pase algo, las que a mí me parece. Lo saco desde la convicción, no hay especulación. No puedo pensar qué quedaría mejor, la verdad que no lo sé. Sé también que de hacer una película tipo XXX con Vin Diesel no sería un melanco como Juan de “20.000 Besos”, lo tengo claro a eso y no me sentiría culpable. Entiendo que cada propuesta necesita su héroe. Te doy un anticipo, yo seguramente entre mayo y junio esté filmando una película protagonizada íntegramente por una mujer. Escribir la voz femenina que fue la que llevó adelante eso fue absolutamente placentero para mi. Fue más fácil que escribir una voz masculina. Escribí el guión solo  y fue un placer enorme. Tal es así que ahora tengo ganas de hacer una novela que sea toda narrada por una mujer. Por una mujer de veinte años, una mujer que no tiene nada que ver conmigo que tengo cuarenta y uno. Fue muy placentero escribir la voz de una mujer, fue muy lindo, muy interesante como ejercicio.

– ¿Durante el proceso de trabajo buscaste alguna devolución?

Fue todo natural. Justo se me había caído un proyecto. Había escrito un thriller con un amigo que probablemente salga en el segundo semestre. Un thriller más parecido a una película convencional y apareció esta posibilidad de hacer un proyecto para una actriz en particular, empezar a escribirle un personaje que lleva toda la trama la trama adelante. Fue un placer que nunca imagine. Al contrario pensé “Bueno, voy a tener que escribir la voz de una mujer en monólogo interno, todo lo que tiene que ver con eso me va a costar el triple” y fue más fácil que escribir, ponele acabo de terminar una novela para Random House que es sobre un tipo, y fue más fácil con la mujer.

– Me hablaste de proyectos inmediatos en el plano audiovisual y también de libros pero sé que estás trabajando en una historieta.

Tengo una historieta, un guión de 36 páginas one-shot, con el dibujante Jok, se llama “La Liga del Infierno”. Es una reformulación totalmente adrede, un gusto personal, de Asalto al Precinto 13 (John Carpenter, 1976), de Río Bravo (Howard Haks, 1959). Una ucronía que transcurre en los tiempos de Rosas y donde siete personajes de la colonia del Virreinato del Río de La Plata, dos militares, un cura, un estanciero, tiene que proteger a una criolla que está en un especie de fiebre uterina de ser fecundada, atacada, por 135 lobizones que son del grupo de Rosas, una especie de realistas que se convirtieron en lobos y vienen a atacar. Una especie de Nazareno Cruz y el lobo (Leonardo Favio, 1975) pero con tiros. Funden la platería de la casa para hacer balas, una cosa medio western. Muy lindo proyecto. Hay cinco páginas dibujadas que ya hizo Jok a modo de prueba para ver si conseguimos editorial y estamos viendo cómo crece.

TXT – Lucas Canalda
PH – Renzo Leonard

comentarios

Comments are closed.