PRIMER ROBO EN LA LUNA

The Gay Gay Guys presenta Degenerado su disco debut

2016 hospeda el primer paso discográfico de una banda que hace poco más de cinco años debutó oficialmente sobre los escenarios rosarinos como un tributo a The Strokes y transitó los estadios naturales de cambiar la piel para evolucionar en un derroche de velocidad y diversión infecciosa que va cosechando conversos progresivamente. Ahora el quinteto integrado por el cantante Juan Manuel Robles,  Tomás Martínez en las cuatro cuerdas, Milton Gonçalves en batería y los guitarristas Iván Jiménez y Nicolás Andino, llega al disco debut tras años de pelearla en un circuito inconstante donde no dejaron escenario sin conocer ni sacudir. Este inicio Degenerado consiste en treinta minutos de pura frescura, lucidez impregnada de sarcasmo e ironías tan difíciles de resistir como imposibles de no saber ubicar en el mapeo cotidiano de la Rosario contemporánea o de la actualidad nacional centrifugada y puesta a secar en las sogas preferidas de los medios masivos de comunicación. Los Gay Gay Guys son parte de una camada diferente, una generación que supo desprenderse de una mochila de prejuicios y actitudes conservadoras que el rock argentino parece absorber desde la cuna sin nunca cuestionarse nada o detener la inercia. “Este grupo se forma por deseo de ir por otro lado, por un camino diferente” afirma Robles, verborrágico vocalista y principal compositor del grupo, detallando que “cuando nos hacen entrevistas gente que no nos conoce, medio a las apuradas, lo primero que nos pregunta es ¿Por qué se llaman Gay Gay Guys?”. Al principio yo intentaba darle un trasfondo complejo, respondiendo que era para desmitificar un poco, para alejarnos de todo y actualizar un poco al rock y su ideología, pero después ya directamente dije “porque somos los putos” y generalmente producía un silencio incómodo. Ese silencio es el argumento mismo del nombre, ya el hecho  de que la palabra puto sea  meritoria de un silencio incomodo justifica que nosotros nos llamemos los Putos putos. ¿Qué pasa con la lengua que una palabra te genera incomodidad? ¿Qué pasa con la música? ¿Qué pasa con el rock? Miranda! ya lo hizo antes que nosotros, los Nerdkids también; todo el mundo decía “este es puto, aquel también es  puto” y después aparece Ale Sergi de la mano de Andrea Rincón y nadie entiende nada; me parece que el rock fue creado para hacer que nadie entienda nada pero sin embargo se sienta atraído por ese misterio. Eso intentamos.

_mg_7117

LA NOCHE DEL DOMINGO

El domingo 9 de octubre los Gays presentaron Degenerado en el mítico Berlín. Una noche en que todas las canciones del disco afluyeron de manera intensa y que Robles cerró haciendo equilibrio sobre las mesas y sillas del lugar, impulsado por el sudor de la adrenalina y la firmeza de sus compañeros. Antes de despedirse, mientras el telón descendía para darle punto final al recital, Andino, expresó por el micrófono “Che, pido perdón por lo que hice anoche, no sé, perdón si me crucé con alguno” otorgando un cierre de inesperado cualquierismo en el que los presentes se miraron entre sí, riendo, sin entender nada.
Entre el primer acorde de la noche y las delirantes disculpas del guitarrista hubo momentos de pura musicalidad, baile y agite retroalimentado entre banda y público. Hubo, también, varios invitados, entre ellos Charlie Egg, inefable líder y mente maestra de Sinapsis, que se sumó a los Gays para “Hiperinflación”. Otra aparición estelar fue la de Mön, alias Mr Mön, otrora líder de Nerdkids, banda de pop bubble glam y raptos de hardcore chillón que supo generar su propio sacudón en épocas donde la voz y las canciones frescas se corrían por fotolog. Hicieron “Rosarino cool” canción para la que también aportó su voz en Degenerado. Una combustión de energía sin tiempo y en forma de cuerpos musicales estalló sobre las tablas con una banda a hipervelocidad, un Robles ejerciendo de maestro de ceremonias y un Mön adueñándose de todo el recinto con su elegancia y amplío rango de voz. A Mon le hablé por facebook una vez. Después lo fui a ver a Capital en un recital que hicieron con La Ola que quería ser Chau. Le propuse venir a tocar acá y vino, se quedó en casa, esa primera vez y todas las veces que volvió a la ciudad” relata Robles sobre cómo nació el vínculo con el artista platense. “Grabó el video del rosarino cool con nosotros también. Siempre que se queda en casa charlamos sobre el futuro, el pasado y el presente. Está buenísimo porque aprendo un montón de su experiencia, es un tipo que giró por el mundo, grabó mucho y tiene muchos discos vendidos. Mön tiene una cabeza increíble y una visión de las cosas bastante distinta de la mía” cuenta el cantante y asimismo apunta la influencia del disuelto grupo sobre sus propias canciones “yo escuchaba Nerdkids de chico, lo agarré después porque era bastante pibe por entonces, la verdad que les robamos muchísimo, y a mucha honra. Poder tenerlo a Mön en el escenario el día de la presentación del disco fue increíble, potenció muchísimo el show”.

_mg_7110

ROCK VILLERO

Degenerado es parte del incipiente catálogo de Rock Villero, sello independiente que  comienza a dar sus primeros pasos luego de una extensa etapa de evolución y que tiene sus primeros esbozos en la Cooperativa Cultural Engranajes. “Engranajes es una cooperativa de trabajo formada por un grupo cercano de compañeros músicos que no querían seguir callándose sus opiniones con respecto a el funcionamiento de la escena musical local, el rol de las bandas para los bares o espacios donde se hacen fechas y los arreglos que estos les imponen a las bandas” explica Tomy uno de los más activos desde los primeros días, cuando la Cooperativa buscaba un punto de encuentro en el Centro Cultural La Toma. Martínez detalla el desarrollo que se viene gestando desde hace varios años y los esfuerzos que se conjugan en la iniciativa: Fue un proceso no solo de adaptación entre nosotros para aprender a funcionar y tener pilares sólidos a pesar del punto de vista personal de cada uno, sino que logramos ver aspectos más amplios de la movida y a cambiar conductas de nosotros mismos que no podían seguir en pie, como pagar para tocar o rendir entradas. También participamos de charlas con el Ecur (Espacios Culturales Rosario) y el Sindicato de Músicos, formamos junto con otras ramas de arte la Multisectorial de Artistas y se militó mucho contra las clausuras de los espacios culturales y otros abusos de parte del municipio. Después de un año de estar trabajando codo a codo con amigos y de conocer a mucha gente que merece ser llamada de la misma forma, se empezó a gestar una cantidad de material solista y de formaciones alternas a las bandas principales del círculo, Gay Gay Guys, Los Commoners, No Satisfactorio entre otras, y decidimos publicarlo todo bajo una sola expresión. Así nace Rock Villero. Hace dos años ya que se subió a internet el primer compilado, Lo Píve. Poco menos de un año después se publica el segundo compilado, y este año con Degenerado tuvimos la alegría del primer disco de estudio en el sello. Según Robles, “Rock Villero hoy es la cara de visible de la cooperativa. Engranajes sigue funcionando, se unió mucha más gente y se tradujo en Rock Villero, hicimos  sacamos dos discos compilados, pronto se viene la banda de cumbia del sello, Los Liyos. Degenerado salió por el sello. Este año ganamos el Ingenia y vamos por más”.

_mg_7113

OTRO RÍO

Pasadas las 19.30Hs del sábado 19 de noviembre Los Gay Gay Guys suben al escenario 1 del Festival Otro Río que toma lugar en el Centro Cultural Parque España. El encuentro creado por el sello Polvo Bureau se convirtió en el principal encuentro de música independiente de la ciudad de Rosario y en 2016 tiene su cuarta edición con una grilla que incluye dieciocho estéticas musicales bien diferentes y cuenta a Los Gays entre las bandas debutantes en la ocasión. Los músicos toman sus posiciones sobre el tablado con una timidez que se esfuma al instante que suenan los primeros acordes de “Primer crimen en la luna”. Jiménez y Andino disparan electricidad mediante sus guitarras mientras Robles, con una remera del rostro de Justin Bieber en primerísimo primer plano, canta “La tripulación no lleva maletas pero igual les vamos a robar/ Con los pibes de la luna les vamos a robar todo su secreto, todo su secreto estelar”. Suenan canciones  como “Argentina” y “Pichincha” que no están incluidas en el disco. Por momentos el escenario parece no contener el goce de los Gays que disparan ráfagas de rock zigzagueante mientras Robles se sacude y esboza alguna patada ninja. Unos quince flacos saltan con la música abajo del escenario y algunas personas cantan a su alrededor. Parte del público tiene cara de  “¿Éstos de dónde salieron?” pero nadie despega su vista del escenario. La banda arremete con “Rosarino cool” con una Bieber-face que se contorsiona y parece cantar “Que la gente muera puedo tolerar pero no maten nunca un animal”. Promediando el set Robles desaparece del escenario por unos segundos para regresar cargando un cajón: “Che, acá hay frutillas, agarren los que quieran” e inmediatamente se come algunas. Jimenez, afilado, se desdobla sobre su viola; Martínez, con remera de Bob Marley, está en su mundo, firme y preciso parece darle rienda suelta a Gonçalves que sonriente toca y disfruta. Andino y Robles, saltan y saltan.

_mg_7115

D-GENERACIÓN

Degenerado se produjo entre 2015 y 2016 y fue grabado, mezclado y masterizado por Ignacio Molinos, alias Nacho Espumado, en Mansión Mutante mientras que las baterías fueron registradas en 312 Estudio con Daniel Oko O`Connells. El lúcido acierto de Molinos es haber logrado bajar la velocidad y controlar los volúmenes aportando matices al resultado final.  Si en vivo la banda tiene una velocidad que se asemeja al frenesí por escupirlo todo cuanto antes, en el disco Molinos logró canalizar esa energía y redirigirla hacia una tensión latente que explota sabiendo reagruparse para volver cuando se la necesita.
– Nacho parece haber encontrado un punto equilibrado para trabajar en el estudio. ¿Cómo fue grabar este debut?

Robles: Si queríamos grabar el disco de la misma manera en que tocamos en vivo  iba a salir cualquier cosa y no se iba a escuchar nada. Nacho limpió mucho las distorsiones, a mi me dijo “no grités tanto, para qué gritar acá si lo podés cerrar en el mismo tono”. La verdad que el disco quedó muy entendible y muy coherente. De ser por nosotros iba a ser una misma onda de sonido horizontal sin variaciones y gracias al trabajo que hicimos con Nacho y Oko, con quien grabamos las baterías e hizo un trabajo tremendo, quedó todo muy bien. Salió todo bien, ellos le pusieron todo a pesar de la poca guita que había. Tampoco éramos amigos, simplemente nos conocíamos de por ahí.

Tomy: Para mí grabar con Nacho fue en muchos aspectos como una caída de confianza, ¿viste? Si no te soltás y confías en que el otro no va a dejarte caer no funciona. Yo al principio estaba medio indeciso con el tema de elegir alguien que nos guiara en el largo camino de la grabación profesional de un disco. Pero como en muchos otros aspectos de nuestro sonido lo deje a Juan poner la ficha. Y me alegro de haberlo hecho. Tuvimos que pegarnos a ciertas cosas que en vivo no solíamos hacer o tener en cuenta. Como descomponer un átomo en partículas y volverlo a armar pero armónico y infalible. Con el tiempo y las sesiones fui comprendiendo mejor la naturaleza de la magnífica persona que es Nacho y logré escucharlo a él en el disco, a pesar de que no ejecute ningún instrumento.

Nico: El proceso de grabación fue copado. El primer reci de los Gays tocamos con Trasformador y Nacho estaba ahí para verlos a ellos y terminaron grabando juntos. Yo pude conocerlo cuando fui con el violero de Transformador a la Mansión Mutante mientras hacían su disco. Ahí descubrí todo el mundo del sello de Soy Mutante, las bandas que produce y graba, así como también las bandas en las que toca. Cuando salió la posibilidad de poder grabar con él fue una situación de todo oídos, recibí puros consejos y ayuda para grabar. En mi caso particular me aconsejó grabar la guitarra con mucha menos distorsión. Como banda nos hizo grabar un tempo más lento de lo que tocamos en vivo como para que se entienda mejor. Las baterías las grabamos en 312, con una aproximación copada al grabar la batería, bien pensado por Oko. Con Nacho fue mucho mate, risas y charlas, compartiendo ideas. Fue bastante ameno. Nacho es un tipo muy inteligente para acercarse a uno para meterte una idea en la cabeza, es una especie de viborita que se te va metiendo y al final terminás accediendo porque entendés que es lo mejor para el resultado final. Volvería a grabar treinta veces con él.

– El disco llega luego de cinco años y en una coyuntura que los hace diferentes a lo que sucede en Rosario, tienen una frescura de lo impredecible. Cuando presentaron Degenerado Nico cerró pidiendo disculpas por algo que había hecho la noche anterior, vos, Juan Manuel terminaste caminando por las mesas, haciendo equilibrio mientras cantabas en cuero, acelerado, riendote. El grupo no busca pertenecer a ninguna etiqueta, no quieren ser indies, punkies, quieren pasarla bien entre ustedes y eso se transmite. El disco vino en el momento justo para confirmar lo que logran juntos.

Robles: Hay poco de querer diferenciarnos pero también es algo que sale así porque sí. Tiene que ver con que somos cinco personas completamente distintas, hasta en alguna forma, antagónicas, al menos en gustos musicales. A pesar de eso, nos reunimos como banda tributo a The Strokes hace cinco años y desde entonces tocamos. Nos quedó ese estigma que ahora queremos exorcizar con el disco. Pero a la vez tampoco renegamos de eso, la pasamos re bien. Lo extraño fue eso, arrancamos con shows para doscientas personas porque éramos un tributo y cuando decidimos ser nosotros mismos arriba del escenario, no solo nos costó el miedo a exponernos tal cual somos, también nos costó que un montón de gente dejara de ir a vernos porque no le interesaba la música de acá o lo que hacíamos nosotros. Eso nos fue forjando a tener esa química sobre el escenario, hubo un montón de veces que nos peleamos, que nos vamos, que acá no tocamos más, llega un punto en que vos ya sabés qué está pensando el otro, sabés cuándo está confiando en vos, en qué grado, esa confianza es algo super valorable y es lo que se transmite sobre el escenario.

– ¿Sufrieron la transición de ser una banda tributo a presentar sus propias canciones?

Tomy: Desde ya, pero sin dudar en ningún momento. Quisimos tocar temas de esas bandas que nos cebaban en ese momento y lo hicimos. Lo mismo con la composición. No solo las letras de nuestros primeros temas están en inglés, sino que era una mutación musical de lo que intentábamos imitar y lo que aspirábamos a generar. Y gran parte de eso lo aprendimos con el tiempo, quienes son Los Gays, qué valores representan, cuáles son las emociones en las que se apoyan para llegar a los temas y las metas. Ahora creo que estamos tan cerca del sonido al que aspiramos y tan abiertos a otros nuevos que podríamos terminar en cualquier parte, degenerados.

Nico: Personalmente no lo sufrí. Me tocar encanta canciones que me gustan, de gente que tal vez hace las cosas mejor que yo, pero también está bueno tocar temas tuyos. Sí lo sufrimos como banda porque iba mucha gente a vernos. En ese momento los Strokes estaban re a full junto a los Artic Monkeys, entonces pasamos de tener mucho público interesado en escuchar temas de los Strokes y no a nosotros. Cuando empezamos a tocar nuestros temas ya empezó a decaer mucho el cúmulo de gente que nos iba a ver pero no lo sufrí, mejor, si no terminás convertido en una banda de secundaría.

– Canciones como “Rosarino cool”, “Starbucks”, habla de manera desfachatada de varios tópicos: frivolidad, pertenencia, pose, falta de espontaneidad, snobismo. ¿Por qué deciden escribir sobre eso?

Tomy: Porque es más fácil aparentar ser algo o alguien que hacer cada día para serlo. Es como si sistemáticamente todo te dijera “conformate”, y así terminamos todos como playmobils en serie, repitiendo boludeces e indignándonos. También es muy común no enfrentar las cosas con las que no estamos de acuerdo, por ejemplo una persona con opinión distinta a la nuestra.

Nico: Yo siempre pensé que el “Rosarino cool” estaba dedicada a mi (risas) porque todos tenemos un rosarino cool adentro. Los caretas para uno son los amigos para otros y los amigos de uno son los caretas de otro. En la ciudad hay un snobismo importante de círculos cerrados, de gente que no se quiere relacionar con otra gente. Hay lugares que funcionan como círculo cerrado. Rosarino cool es un bardo a un determinado grupo de personas.

– Hablan de Rosario desde otro lugar, una visión periférica que atraviesa lo cotidiano y la proyección algo superflua que a veces se busca construir mediante las redes sociales.

Robles: Yo crecí, por razones laborales de mi vieja, en un hogar de Avellaneda, el hogar Pelota de Trapo, cien chicos abandonados por sus padres viviendo ahí, yo era uno más a pesar de ser hijo de. A su vez mis abuelos tienen un montón de plata, viven en el Chaco, conozco las dos puntas del ovillo. Eso también tiene que ver en cómo escribimos y lo que decimos. Muchas veces reniego un poco de eso de delimitar qué somos y qué no somos, creo que conviene que salga a la luz solo, por decantación. El otro día cuando le llevé a Nico el último tema que compuse me dijo “Ey, dejá de hacer temas con contenido social, ya me está hinchando los huevos” (risas). No es que queramos ser Las manos de Filippi, a pesar de que son alta banda, simplemente queremos expresar lo que tenemos adentro. Sabiendo cómo viene el paño abajo y cómo viene el paño arriba, a mi hay un par de cosas que me incomodan y tengo ganas de decirlas y ya que hacemos rock creo que es el contexto perfecto para poder explotarlas. También lo hacemos de un modo amigable, no tiramos un “Eu, vos sos tal cosa y yo no”. Tranquilamente podemos terminar trabajando en un call center o un Mc Donalds pero no es lo que queremos para nuestras vidas, queremos hacer música

– El poco respeto que hay por los derechos del músico en bares y espacios de rock se retrata con sarcasmo en “70/30”, haciendo referencia al porcentaje que se arregla para algunas fechas. ¿Cómo lo vivieron a eso ustedes? ¿Les parece posible lograr un cambio favorable pronto?

Tomy: 70/30 es una forma de negociación, o de lo contrario en todo caso, “quedemos en esto así no tenemos que seguir negociando sobre algo que de todas formas va a ser para mi provecho”. A mi me parece que el cambio se hace desde la valoración del ser. No importa si es músico, si tiene un bar, si cocina o si simplemente se fue a tomar una cerveza y escuchar música. Mientras no nos preguntemos todos que es lo que ganamos pisándole la cabeza al de al lado, el de al lado no va a dejar de hacerlo. La gente se olvida de que no estamos hablando de plata acá, estamos hablando de derechos.

Nico: La charla del 70/30 arrancó hace años y hasta el día de hoy no termina cuando me encuentro con cualquier músico que están en la misma que yo, que son casi todos los que no están abrazados por la municipalidad. Pagar por tocar es un desastre. Yo ahora estoy ensayando con tres bandas y es carisimo hacerlo. Para tocar bien y crecer es indispensable ensayar: las cuerdas y los pedales salen caros, los amplificadores se queman, los cables se cortan; no podés ir en el bondi con una guitarra, otra guitarra de repuesto por las dudas que se corte la cuerda, la mochila con todos los cables y pedales, un amplificador que pesa una tonelada, tenés que tomarte un taxi para ir y volver, todo eso vale un montón de guita, guita que la mayoría de los bares no entienden que vos de por sí ya estás poniendo. Ya poniendo tus equipos estás pagando, como leí hace poco en un estado de facebook. Hay cambios favorables, lugares copados por la onda, por ejemplo Bon Scott, un lugarazo, también se está moviendo mucho Puerto de Ideas, La Chamuyera también aunque ahora están con el mambo del loco que tira botellas. Como espectador voy a muchos recitales y hay toda una movida under de lo under de recitales que se hacen en casas, en patios, que no dura más de dos veces porque la municipalidad cae y te mata. Para que haya un cambio favorable tenemos que hacer muchas cosas nosotros, mentalizarnos de una manera distinta, valorar esto como un laburo. Si te meto cien personas que van a tomar birra a $90 toda la noche, ya tenés tu ganancia ahí, entonces no me tirés el 70/30 de la puerta, dame el 100%. El tema habla de eso, de cuando proponen el 70/30, 70% de las entradas para la banda y el 30 restante para el bar.

– ¿Cuán importante es el sentido del humor en la banda?

Tomy: Igual de importante que en la vida. Y cuando hay hermandad en la banda eso sobra, por más que se piense de formas muy variadas tenemos valores muy similares y eso nos permite relajarnos. Si quisiéramos ser graciosos en algún momento intencionalmente seguro que decimos una boludez.

Nico: El humor es importante desde lo que sale para afuera desde la banda y también desde adentro. Yo los gasto a todos en la banda y viceversa. Boludeamos mucho en los ensayos, cuando tocamos tres veces la misma canción yo agarro y toco un semitono abajo y semitono arriba para que suene todo para el culo e hinchar un poco las bolas. El sentido del humor es vital porque si no te podés reír con una persona con la que te ves diariamente no sé qué mierda estás haciendo.

_mg_7118

TXT – Lucas Canalda
PH – Renzo Leonard

comentarios

Comments are closed.